home · viajes · libros · etnias · cultura · horóscopo · fotos · videos

Las Tierras Rojas de Yunnan

Pedro Ceinos Arcones, 2014

(Se recomienda disfrutar de las fotos a pantalla completa F11)

A unos 200 kilómetros al norte de Kunming, la capital de la provincia de Yunnan, en el suroeste de China, se encuentra uno de los paisajes geológicamente más curiosos y que más expectación ha despertado entre los aficionados a la fotografía: se trata de las Tierras Rojas del distrito de Dongchuan. En realidad, las tierras rojas como tal, se inician a apenas 50 kilómetros al norte de Kunming, pero según se va elevando y la geografía desigual obliga a extender los cultivos por las laderas de las colinas y montañas el paisaje se hace más espectacular, alcanzando su mayor plenitud en la Garganta de Luoxiagou, también llamada Lexiagou.

Según los expertos este es uno de los dos lugares donde las tierras rojas son más visibles en nuestro planeta (el otro está en Brasil). En esta zona, los paisajes de mayor belleza se extienden por más de 20 km2 de extensión. El color rojo de las tierras se debe a la oxidación de determinados compuestos férricos. Pero el paisaje viene complementado por una serie de factores ambientales y humanos. Entre los primeros destaca el paso de las estaciones, con su aportación de lluvia, nieve, sol  y nubes; así como la existencia natural de collados un poco más elevados, desde los que la contemplación de estos paisajes se hace particularmente agradable. Entre los factores humanos, el principal es la adaptación de la agricultura local a las condiciones económicas y ecológicas, lo que hace que se sucedan los campos amarillos de colza, con los blancos por las flores de la patata, los verdes por algunas verduras ya maduras, o del alforfón antes de madurar, luego se torna dorado como el trigo. Pero en muchas ocasiones en un mismo campo se suceden las líneas de distintas verduras creando un efecto aún más interesante para el observador.

Fundamentalmente esta maravillosa región se divide en tres paisajes fundamentales: 
1. Lexiagou o la Quebrada de las nubes rosáceas. Este es el punto más famoso y ciertamente el más bonito de la zona. Pues una montaña de tierra roja con una aldea en el centro y campos cultivados a distintos niveles se puede observar en toda su extensión desde un mirador cercano. La meseta está bien delimitada por una profunda quebrada. Al fondo se elevan majestuosas montañas, que se abren dejando paso a un valle que se pierde en el infinito. La interacción de las personas y la tierra ha creado en Lexiagou un paisaje maravilloso, siempre cambiando a lo largo de las horas del día y el paso de las estaciones. Yo recomiendo visitarlo a media tarde, cuando la luz ya no es tan fuerte, pero antes de que el sol se ponga tras la montaña.  

     
  lexiagou  
     
  lexiagou  
     
  lexiagou  
     

2. Damagan- O la Cresta de Dar a los Caballos. En esta zona la carretera está construida en una cresta entre las montañas, en la que en cuestión de 100 metros se presentan 3 paisajes diferentes. Mientras que dos de ellos son en cierta forma parecidos (en realidad no hay dos paisajes iguales) a los que se pueden ver en la parte central de las tierras rojas, el tercero proporciona una visión de las crestas de las montañas semi escondidas entre las nubes que hace pensar nos encontramos ante una obra de arte, y no un fenómeno natural. 

3. La parte central de las tierras rojas.  En realidad esta es una gran región de campos en suave pendiente, entre los que serpentea subiendo lentamente la carretera comarcal, de tal forma que cada varios cientos de metros el paisaje que se ofrece es totalmente diferente. De esta forma con la llegada del turismo se ha ampliado un poco la carretera o habilitado un lugar para que paren los coches, en las cercanías de los mejores miradores, que a su vez se han bautizado con nombres extremadamente poéticos: El Paisaje del Brocado, Los Siete Colores,  la Curva de la Caracola o el Estanque de Yeso.

En definitiva paisajes sorprendentes para disfrutar al menos de uno o dos días de contacto con la naturaleza, aunque los aficionados a la fotografía suelen acudir cada pocas semanas para reflejar con sus cámaras los cambios inherentes al paso de las estaciones. Lo que se echa en falta es la carencia de una infraestructura (cafeterías, restaurantes en lugares apropiados) que permitiera relajarse a disfrutar de estos maravillosos paisajes durante un tiempo razonable. Mientras tanto, observación y paseo.

 

     
  lexiagou  
     
  lexiagou  
     
  lexiagou  
     
  lexiagou  
     

© Copyright. Estas imágenes son propiedad del autor. Cualquiera interesado en utilizarlas rogamos se ponga en contacto con él.