Dazu y sus cuevas budistas


Dazu es una pequeña ciudad a 164 kilómetros de Chongqing que ha conservado muchas de las costumbres y tradiciones del antiguo Sichuan. Con sus casas de madera, sus tiendas abiertas al exterior y sobre todo ese lento ritmo de las ciudades pequeñas que tan rápido está desapareciendo en China. A pesar de las buenas cualidades de Dazu, nadie va a visitar la ciudad, sino a visitar las cuevas de las cercanías, donde se encuentra uno de los mayores tesoros de esculturas budistas de China. Se calcula que alrededor de Dazu hay unas 50.000 esculturas y relieves repartidas por más de 40 sitios de interés. Actualmente se visitan las de Baodingshan, las más importantes, a 14 kilómetros de la ciudad y las de Beishan, a sólo dos kilómetros del casco urbano. Cada una cuenta con unas 10.000 esculturas realizadas entre la dinastía Tang y la dinastía Song. Entre sus temas religiosos, existen descripciones de la vida cotidiana en las que el artista trabaja con gran libertad y escenas de escuelas budistas muy poco conocidas en Occidente.

Baodingshan es el más importante de los centros de esculturas situados en los alrededores de Dazu. Se encuentra a quince kilómetros al nordeste de la ciudad. Desde Dazu salen autobuses cada veinte minutos y el camino no sólo tiene un paisaje de ensueño, sino que nos sorprenderá con alguna escultura aislada. Al llegar, nos encontraremos con un espectáculo impresionante. En una montaña con forma de herradura se han tallado una serie de esculturas de gran maestría. En muchas de ellas se ha aprovechado la propia estructura de la montaña. La más importante de ellas es la Número once: El Nirvana de Buda. Es una enorme composición de un Buda yaciente, de 31 metros de largo y cinco de altura. A su alrededor hay numerosas otras cuevas y esculturas de interés. En la Número ocho, por ejemplo, Guanyin, la diosa de la misericordia, tiene mil manos con mil ojos. En la número 29 se muestra el camino para alcanzar el estado de budeidad

Algunas grutas describen escenas relativas a la vida de Sakyamuni, al amor filial, al nacimiento de la Escuela Mizong, de tipo tántrica, fundada por Buda Pilu, al paraíso (18) y al infierno (21 y 22).

Beishan es el segundo conjunto escultórico de Dazu. A sólo dos kilómetros de la ciudad. Hay una serie de 290 nichos extendidos a lo largo de 250 metros. Muchos de ellos son menores que los de Baodingsan, menos elaborados y peor conservados. Los clásicos temas del budismo se mezclan con algunos de índole claramente confuciana, como la piedad filial. Las más bellas de este conjunto son:
Gruta 136. Conocida como Molino de Piedras, tallada en la dinastía Song, muestra un conjunto sereno y elegante en el que destacan dos representaciones de Guanyin, el Buda de la misericordia, con rasgos femeninos, sobre un elefante y sobre un león.
Gruta 245. Llamada Paraíso al Oeste, hace participar en esta escena clásica del arte budista a un buen número de personajes.

 Copyright www.chinaviva.com 2000-1011