Macao, la última colonia

 

Si te gusta viajar, te gustará Shangrilá.

Un libro de viajes diferente, en el que el protagonista, el autor que os ofrece esta información sobre Beijing, se interna en algunas de las regiones más remotas de China. En esa sucesión de montañas que se extienden al sur de Sichuan y el noroeste de Yunnan, habitadas por pueblos relacionados de alguna forma con la cultura tibetana, como los Yi, los Moso, los Naxi o los Bai. Siguiendo el rastro que le marcan los siempre malditos Yi, acabará enfrascado en la búsqueda de Shangrilá.

 

Antes del descubrimiento del turismo en China, Macao era una ciudad sucia y aburrida, a la que los viajeros sólo llegaban empujados por el deseo de jugar en sus casinos abiertos toda la noche, o el de ahorrarse unos euros por su diferencia de precio con Hong Kong.

Un plan constante de renovación y restauración urbana, ha convertido en unos años a esta ciudad en una de las más interesantes para conocer durante un viaje a China. Pues aunque sus monumentos, únicos en China, no resultan sorprendentes para ningún viajero occidental, mantienen con todo su vigor el aire intemporal de las construcciones en piedra (tan escasas en Asia).

Las calles de su centro, con su genuina restauración que las mantiene con ese su estilo único, son el mejor exponente de la historia de la ciudad. Paseando por ellas se puede comprender la vida en esta ciudad, durante más de 400 años en manos de los portugueses.

Sus monumentos más importantes, que reseñamos a continuación, serán sólo un pretexto para esos paseos en busca de los aromas el pasado.

Fachada de la Iglesia de San Pablo: Antiguamente era el monumento cristiano más grande de Asia, hoy sólo queda la fachada.

Plaza del Senado: en el centro de la ciudad antigua, es el conjunto que mejor refleja la herencia portuguesa en Macao.

Templo de A Ma: con 600 años de historia, es el monumento más antiguo de Macao, dedicado a la Diosa del mar, como corresponde a un pueblo marinero, es el que sigue concentrando todavía la fe de la población china de Macao.

Museo Marítimo: Frente al Templo de A Ma. Muy interesante, y con una terraza muy agradable donde disfrutar de un buen café.

Fortaleza de Barra: No muy lejos del museo. Del siglo XVII, sobre ella está construida actualmente la Posada de Santiago.

Copyright © 2004 www.chinaviva.com