El bello puerto de Xiamen

 
 

Es la ciudad más interesante de la provincia Fujian. Un prospero puerto habitado por 1 millón de habitantes combina los mejores testimonios de la China del pasado con uno de los mejores exponentes de esa modernidad que tan gravemente está deteriorando otras ciudades. Sus calles anchas y limpias, su tráfico fluido, sus barrios de viviendas impolutos, dejan paso al llegar al puerto a una serie de calles con sus soportales que han mantenido y renovado el espíritu de portuario y comercial del siglo pasado.

Una ciudad relativamente moderna, fundada en el siglo X, pronto creció en importancia como puerto comercial, siendo arrasada por los piratas japoneses en el siglo XVI. En 1551 recibe la visita de los primeros barcos portugueses, a los que seguirán españoles, holandeses y británicos. Destaca en la historia china por ser uno de los últimos focos de resistencia contra la dinastía Qing de los mongoles.
En 1841 su puerto fue abierto por la fuerza de las armas al comercio británico, estableciéndose en los años siguientes una próspera colonia de comerciantes, así como consulados de los diferentes paises, que han dejado su impronta en la ciudad de hoy, designada una Zona Económica Especial en 1980.

La isla de Gulangyu es con diferencia el lugar más interesante para visitar en Xiamen. Frente a la costa de la ciudad, con la que está comunicada por ferrys que les enlazan continuamente, más o menos cada 10 ó 12 minutos, es una isla sin coches, sin motores y sin ruidos. Aunque tiene una playa al Este, donde suelen apiñarse numerosos turistas, yo creo que Gulangyu es para pasearla con tranquilidad, para ir ascendiendo a las alturas de la isla, y dejarse llevar por los senderos que parezcan más interesantes, ya que, declarada un asentamiento internacional en 1903, conserva una gran cantidad de edificios coloniales, algunos perfectamente restaurados, y otros, medio perdidos entre la vegetación, testimonio no obstante de la importancia de dicha ciudad.
Aunque hay vistas impresionantes casi desde cada calle, desde cada recodo del camino, para el que quiera poner un destino a sus pasos, lo mejor es que se dirija a la Roca del Sol, que con sus 97 m, permite una vista imponente de toda la ciudad. Tambien es interesante el museo del pirata Zheng Chenggong.

Templo Nanputuo: Es un templo budista de la dinastía Tang, en el que os encontrareis con las habituales estatuas de Buda en sus diversas manifestaciones. En concreto son famosas el Maitreya a la entrada del templo, y la estatua de Guanyin con mil brazos en el pabellón Dabeidian.

Copyright © 2004 www.chinaviva.com